Trabajo En 6 Minutos

Cómo hacer una portada en la secundaria Taller de una bebé recién nacida

La distensión o la ruptura de los ligamentos más a menudo se observa en la articulación a los altos (ha tropezado, ha caído, ha tropezado, ha saltado es inconveniente y etc.). A los indicios de la distensión sirven el dolor, la hinchazón, la equimosis y la infracción de la función de los pie. En este caso

A la herida de la persona usan muy a menudo las vendas. Toman para esto la venda o la raya de la materia, dos el fin cortan, dejando entera la parte media. Habiendo puesto la parte media a la nariz o la barbilla, los fines cruzan inferior atan sobre el sincipucio, habiéndolos pasado, delante de las orejas, y superior — en la nuca. La venda análoga se hace y al vendaje de la herida en la nuca o el sincipucio.

El tipo más frecuente de las lesiones son los magullados. Pueden ser recibidos a la caída o el golpe con el objeto torpe. A los magullados la integridad de la piel puede no ser violado, pero hay casi siempre una ruptura de los vasos sanguíneos menudos de las telas, a consecuencia de que se forman los hematomas — la acumulación de la sangre bajo la piel y en los músculos. Más a menudo los llaman las equimosis, los cardenales. Son son muy dolorosos a.

La venda octofigurada (por la forma recuerda la cifra se aplica al vendaje de las articulaciones de los pie y el pincel. Si es estropeado el pie, por ejemplo la venda, se fija por dos-tres vueltas alrededor de los pie ante los dedos, luego lo sacan del interior de los pie a la superficie exterior, ciñen por ello la pierna detrás y lo devuelven del interior de la pierna a la superficie exterior de los pie. Más dejan pasar la venda bajo el pie por la suela y salen por la venda el siguiente, parcialmente cerrando ellos anterior.

consiste de dos almohadillas vatno-de gasa y la venda. Una de las almohadillas es cosido al fin de la venda, y otra es móvil. Las almohadillas toman, tocando las manos solamente su una parte, y ponen a la herida por aquella parte, que no tocaban por las manos.

A la hemorragia capilar la sangre por toda la superficie de la herida, como de la esponja. Habitualmente tal hemorragia no es fuerte, y para su parada basta de poner en la mayoría de los casos la venda regular.

La venda circular es más simple y conveniente. La ponen a las partes pequeñas del cuerpo, y vendan así que cada espira ulterior de la venda cierre por completo anterior. La venda circular usan a veces a principios del vendaje de la pierna, la cadera, el antebrazo y el hombro que luego pasar en espiral. Esto se hace porque el tercio inferior de la pierna y la cadera, el antebrazo y el hombro más delgadamente la parte superior, y para de la venda al cuerpo cae doblar la venda. El vendaje comienzan de abajo por algunas espiras circulares, y luego su curso dirigen oblicuamente, por la espiral. Agarrando el pulgar de la mano izquierda, el borde inferior de la venda, lo doblan por el dedo así que el borde superior se encuentre abajo, e inferior arriba. Es necesario hacer todas las demasías a una parte de la extremidad y por una línea.

La hemorragia venosa está determinada por el color rojo oscuro, de guinda de la sangre, que sale de la herida por el chorro continuo, pero despacio, tranquilamente, sin empujones. Tal hemorragia puede ser abundante, sin embargo, como regla, la imposición de la venda que presiona y el dar de la posición elevada de la parte que ha sufrido del cuerpo es suficiente para su parada.